9/12/12

Planteamiento del problema. Ejemplo

CAPÍTULO I


EL PROBLEMA

Planteamiento del Problema


(Las Tecnologías de Información y Comunicación TICs), se presentan como las herramientas que cambian el modo y la manera de los procesos de desempeño del ser humano. En la actualidad, inicios del Siglo XXI, con un mundo en pleno desarrollo de descubrimientos e invenciones se produce una euforia colectiva que genera ansias cada día más.


La revolución digital ya ha penetrado en los ambientes educativos y encontramos que para cada actividad educativa existe un medio tecnológico que lo facilita, tales como weblogs (Bitácoras o carteleras), webquest (Cuestionarios), e-Book (Libro Electrónico), lista electrónica de discusión, e-Group (Grupos de discusión), wiki (Espacio colaborativo para manejarconceptos) y muchas otras más.


De este modo, el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TICs) han permitido que las distancias se acorten y el concepto de tiempo ofrece respuestas en dimensiones instantáneas. La realidad y la virtualidad se han unido en un solo sitio "Ciberespacio", lugar donde se unen en tiempo real los seres humanos y el conocimiento. En este sentido, existe ahora una nueva capa que "recubre al planeta Tierra", una "capa de información digitalizada". Así como nos desplazamos sobre la superficie de La Tierra, "navegamos" por el espacio aéreo, navegamos por el mar y sus profundidades también ahora "navegamos" por este ciberespacio a través de las computadoras, las redes, el Internet y más recientemente el Internet-2.

La sociedad en su transformación permanente, ha ido a la par de los cambios de las organizaciones y viceversa. Hoy día, entendemos a las organizaciones como un conjunto de redes de conocimiento donde cada uno de sus miembros actúa en forma colaborativa, creando estructuras flexibles donde las jerarquías tienden a desaparecer, y los trabajos son multidisciplinarios. Actualmente, se habla de organizaciones emergentes, como aquellas donde existen nuevos modos de trabajo, nuevas profesiones, Ya no se habla de horarios, pues el concepto de tiempo es distinto, en algunos casos, se trabaja desde el hogar. Esto es, el trabajo se hace en casa o el trabajo forma parte del hogar.

Visto así, el aprendizaje se establece en esta nueva sociedad como premisa fundamental. Desde que el individuo tiene uso de razón adquiere el compromiso social de capacitarse para integrarse a la sociedad. La UNESCO (1998), establece que el aprendizaje de los individuos debe ser por el resto de su vida y además propicia que los gobiernos regionales y organizaciones trasnacionales faciliten los medios y recursos para que cada individuo tenga acceso a la gran red de redes (Internet).

Las sociedades bajo estos nuevos criterios de organización, aprendizaje y adquisición de conocimientos, presentan nociones diferentes de cómo se desarrolla el trabajo del ser humano. Ahora se exige competencias tecnológicas que antes eran impensables. Tal como lo mencionan Johnston Y Botterman (1999), el trabajador debe conocer y desempeñarse en un ambiente donde el tele-trabajo y el uso de las TICs, son la manera natural y cotidiana. En la actualidad el trabajador no vende su fuerza de trabajo, sino que vende su competencia, su capacidad de aprender e innovar, la cual a su vez es mejorada continuamente; pues recrea y reinventa a partir de las nuevas configuraciones sociales. El nuevo trabajo se adecua a las nuevas organizaciones y éstas a la nueva sociedad, para que al final se adopte a los nuevos tiempos.

Es ahora cuando la sociedad busca la manera de conocer lo que se ha creado, inventado, reinventado, destruido, reconstruido en el ámbito de las tecnologías y su aplicación al quehacer educativo. Así lo expresa Valzacchi (2003), quien señala que los cambios tecnológicos mundiales (la conexión mundial de Internet, la telefonía, la televisión interactiva, la reinvención de la radio, los materiales educativos electrónicos, y lo que aún asusta a muchos educadores, la escuela abierta y para todos), hace ver que ya no hace falta un edificio escolar como único medio de aprendizaje y enseñanza. La escuela no se acaba; sólo se transforma en un ente que navega por la red de redes y llega a todos los rincones del planeta.

En Venezuela las tecnologías de información y comunicación han estado presentes desde mediados del Siglo XX, ya desde mediados de los años 70, como lo expresa Fernández, Server y Carballo (2006). Se han usado desde equipos de proyección de transparencias, retroproyectores de diapositivas, planes de enseñanza por televisión en las universidades, hasta el uso de sistemas de Aprendizaje por Computadoras (CAI Computer Assistant Instruction) y muchos otros proyectos que a nivel nacional se han implementado.

Aunque pareciera que en Venezuela no se usara Internet, las cifras de la Cámara de Comercio Electrónico (Cavecom, 2006), el crecimiento del uso de Internet en Venezuela a finales del año 2005 está en el orden del 220% y una penetración del 12%, siendo el promedio en América Latina de 14.1%, contando en la actualidad con 3.800.000 usuarios de Internet.

Venezuela necesita en un tiempo muy corto colocarse en el camino de la Internet y de todos los elementos que envuelven a los servicios de producción y productividad dirigidos hacia la educación superior. Todo lo que lleva "e" por delante de una palabra es la marca del siglo XXI. Por ejemplo, el e-learning, el e-commerce, y otros. Son las TICs que en su forma superlativa dan la pauta de los avances educativos. Mientras acá estamos enseñando con un lápiz y papel, en países con menos economía que nosotros inclusive, ya usan computadoras de bolsillo para la conexión en las aulas de clase a cualquier aparato electrónico. Ante esto, las organizaciones a nivel internacional se reorganizan y tal como lo expresa Stewart (2005) en la Recomendación 195 de la Organización Internacional del Trabajo, se debe


fomentar, en la medida de lo posible, el uso de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación aplicadas a la adquisición de conocimientos y a la formación.


En el caso de Venezuela, el Estado estableció, a través del Decreto 825 del año 2000, el acceso y uso de Internet como política para el desarrollo del país; acceso a la sociedad del conocimiento; mejoramiento profesional de los docentes; y promoción del material académico, científico y cultural que promuevan un mejor ámbito para la investigación y el desarrollo del conocimiento (Artículos 1, 3, 5 y 11 del decreto 825)


Así mismo, las instituciones del Estado tales como el Ministerio de Ciencia y Tecnología por medio de Fundacite Aragua (Fundación para el Desarrollo de la Ciencia y Tecnología adscritas al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología), a través de la aplicación de la Ley de Ciencia, Tecnología e Innovación (2001), en sus artículos 1, 3,y 5 se definen los objetos, sujetos y ámbito de acción de la ley y la Ley de Tecnología de Información (2006). Los objetivos son los siguientes:



(a) Promover proyectos innovadores donde se tomen en cuenta las herramientas tecnológicas (Internet) como apoyo al proceso de aprendizaje en el alumno desde la etapa preescolar hasta superior, y en relación a la educación ambiental de la región, con el fin de concientizar a la ciudadanía en general, (b) Promover el uso de la informática como herramienta de interconexión para llevar al aula el conocimiento y los avances científicos y tecnológicos; y (c) Propiciar el incremento de la competencia de los actores del acto educativo en el manejo de tecnologías telemáticas para accederá la información requerida para adquirir aprendizaje.
Es evidente que las TICs se insertan en el ámbito educativo. Así se observa en diferentes proyectos como el caso de las escuelas de Fe y Alegría, donde se ha producido el impacto en la comunicación en general ysobre todo en la información que ha generado cambios sociales, en valores, actitudes y comportamientos. (Torres, 2000) La revolución tecnológica en la educación ha sido responsable de los cambios que han pautado los modelos educativos, así como lo refiere Brünner (2003) cuando presenta las etapas de esta revolución:
(i) en la temprana edad media donde la educación deja de ser aristocrática y se establece la institución escolar y el aula se convierte en el medio tecnológico que predominará en la educación, (ii) el estado toma en sus manos la revolución educativa, el aula sigue siendo predominante, se incorpora los medios impresos, (iii) la revolución industrial propicia el camino para la masificación y estandarización de la educación, formar al hombre para el medio de producción y (iv) la revolución del Siglo XXI las Tecnologías de Información y Comunicación que da inicio a la revolución digital, caracterizada por la globalización (bienes, servicios, personas, tecnologías y conocimiento).(p.21)
La inserción de las TICs en la educación, es un hecho real al cual no podemos pensar en no utilizar, ya que sea cual fuese la tendencia o teoría educativa que se promueva para el desarrollo del país siempre utilizará los avances tecnológicos. Las TICs son medios y no fines, o sea, son herramientas y materiales de construcción que facilitan el aprendizaje, el desarrollo de habilidades y distintas formas de aprender, estilos y ritmos de las personas. Del mismo modo, la tecnología es utilizada tanto para acercar al individuo al mundo, como el mundo al individuo.
Una alternativa que se presenta es ver a las universidades como una organización más del mundo globalizado actual. No se justifica que cada universidad invierta esfuerzos en proyectos similares con necesidades y recursos paralelos o que abulten los presupuestos nacionales. La falta de interrelación y comunicación y, en algunos casos, las parcelas o islas que se conforman dentro de las sociedades académicas ocultan la información solo con el ánimo de los éxitos locales.
La incorporación de las TICs en la Educación Superior Venezolana es analizada por Curci (2003) quién precisa tres aspectos que engloban el problema, a saber:
(a) económicos, dados por los costos asociados las conexiones, infraestructura tecnológica y otros; (b) políticas, referidos a las instituciones y a la implementación de la Educación Virtual, con o sin la incorporación de las TICs, las leyes y normativas que el Estado propicie para el logro de la incorporación de las tecnologías; y (c) de recursos humanos calificados para su integración en la actividad profesional de alto desempeño y con mucho componente tecnológico.
Como caso particular dentro de la problemática del uso de las tecnologías en las universidades de Venezuela, tomaremos a la Universidad Nacional Experimental "Simón Rodríguez" (UNESR), que desde 1977 inició la modalidad de Estudios Universitarios Supervisados (EUS). Estos estudios iniciaron la premisa de los estudios a distancia. Para 1995, la Universidad estipuló en su "Plan de Desarrollo Institucional" 1996-2000, los cursos basados en tecnología como estrategia de estos estudios (EUS) fundamentada en el uso de tecnologías de información y comunicación (UNESR, 1999).
A pesar de ser la UNESR pionera en el uso de tecnologías y poseer las facilidades académicas para la implementación de educación virtual (cursos en línea) y de ambientes tecnológicos (laboratorios de informática) y se presenta la realidad que pocos docentes se incorporan el uso de las TICs en el proceso educativo. Según cifras de la Sub-Dirección Académica del Núcleo Maracay (UNESR, 2006), en el período 2007-I solo existen 27 cursos en línea de los 399 cursos totales del núcleo (8% del total de los cursos); y tan solo 13 docentes están incorporados a los cursos en línea de los 107 docentes del núcleo (12% del total de docentes).

El elemento central de esta investigación es el "recurso humano", el docente, que por ser esta una universidad que opera bajo el esquema andragógico se denominan "Facilitador". Es así que, lo que nos interesa es como el docente predispone su actitud de incorporación de las TICs de una manera negativa o positiva. Según Gisbert (2000) el docente condicionará su actitud hacia los entornos tecnológicos de acuerdo a: (a) la infraestructura tecnológica de que disponga en sus entorno educativo; (b) el espacio físico y virtual, además del tiempo disponible en su centro de trabajo que le permita la integración de la tecnología en sus actividades educativas; (c) su preparación para el uso de esta tecnología; y (d) la disponibilidad en tiempo y voluntad por parte del docente para una formación permanente que le garantice estar al día.
A manera de interrogante surge la siguiente inquietud: ¿Cuál es la actitud de los docentes de la Universidad Nacional Experimental "Simón Rodríguez", Núcleo Maracay, hacia el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación en los procesos educativos? Dicho esto, se presentan los siguientes objetivos:


Fuente:

Título del Trabajo de Grado:

ACTITUD DEL DOCENTE UNIVERSITARIO HACIA EL USO DE LAS
TECNOLOGÍAS DE INFORMACIÓN Y COMUNICACIÓN

Autor: Oscar A. Ramírez Amado
Fecha: Septiembre 2007




3 comentarios: