31/5/11

Sujeto y Objeto

El proceso de conocimiento puede  concebirse como una relación, de
singular complejidad, entre estos dos  elementos, sujeto y objeto. Para
comenzar diremos que entendemos por  sujeto a la persona (o equipo de
personas) que adquiere o elabora el conocimiento. El conocimiento es siempre
conocimiento para alguien, pensado por alguien, en la conciencia de alguien.
Es por eso que no podemos imaginar un conocimiento sin sujeto, sin que sea
percibido por una determinada conciencia. Pero, de la misma manera,
podemos decir que el conocimiento es siempre  conocimiento de algo,  de
alguna cosa, ya se trate de un ente  abstracto-ideal, como un número o una
proposición lógica, de un fenómeno material o aún de la misma conciencia. En
todos los casos, a aquéllo que es conocido se lo denomina  objeto  de
conocimiento.
    La relación que se articula entre ambos términos es dinámica y variable: lo
primero porque no se establece de una vez y para siempre, sino a través de
sucesivas aproximaciones; lo segundo,  porque resulta diferente según la
actitud del sujeto investigador y las características del objeto estudiado.
    En el proceso de conocimiento es  preciso que el sujeto se sitúe frente al
objeto como algo externo a él, colocado fuera de sí, para que pueda
examinarlo. Hasta en el  caso de que quisiéramos analizar nuestras propias
sensaciones y pensamientos deberíamos hacer esa operación, es decir
deberíamos  objetivarnos  BAdesdoblarnos", en un actitud reflexivaB para
poder entonces colocarnos ante nosotros mismos como si fuésemos un objeto
más de conocimiento. La necesidad de objetivar elementos propios del sujeto
para poder conocerlos hace que, desde  luego, resulte más compleja toda
investigación que se desenvuelva dentro  de las ciencias sociales y de la
conducta.

Esta delimitación o separación no es más que el comienzo del proceso pues,
una vez producida, el sujeto debe ir hacia el objeto, acercarse al mismo, para
tratar de captar y asimilar su realidad. Es decir que el sujeto investigador debe
Asalir de sí", abandonar su subjetividad, para poder concretar su propósito de
comprender cómo es el objeto, de aprehenderlo. De otro modo permanecería
encerrado en el límite de sus conceptos previos, de sus anteriores
conocimientos, y no tendría la posibilidad de ir elaborando  un conocimiento
nuevo, más objetivo, que incorpore datos de la realidad externa.
    El acercamiento del investigador hacia su objeto puede considerarse como la
operación fundamental, la esencia misma de la investigación, pues es lo que
lo vincula con la realidad, lo que le da acceso a conocerla. Pero para que el
proceso se complete el investigador debe, finalmente, volver otra vez hacia sí
mismo a fin de elaborar los datos que ha recogido, concibiendo ahora al objeto,
mentalmente, a la luz de su contacto con él.
    Sujeto y objeto quedan así como dos términos que sucesivamente se
oponen y se compenetran, se separan y se acercan, en un movimiento que se
inicia por la voluntad del investigador que desea el conocimiento y que en
realidad continúa repetidamente, porque  el sujeto debe acercarse una y otra
vez hacia lo que está estudiando si se propone adquirir un conocimiento cada
vez más profundo y completo sobre ello.
    Es desde este punto de vista que debemos enfocar entonces el problema de
la objetividad, que esbozábamos  en el capítulo anterior (v.  supra, 1.4). Para
que nuestro conocimiento fuera en realidad objetivo debería suceder que el
sujeto de la investigación se despojara a sí mismo completamente de toda su
carga de valores, deseos e intereses, que se convirtiera en una especie de
espíritu puro, liberado de toda actitud personal o subjetiva. Como el lector
puede comprender fácilmente, esto no es posible. El sujeto de la investigación
es siempre un sujeto humano y no puede dejar de serlo. Se puede llegar, en el
mejor de los casos, a utilizar instrumentos, máquinas y otros dispositivos como
complementos tecnológicos en la investigación; tales instrumentos serán
capaces de recoger datos precisos, de  ordenarlos y de procesarlos. Pero lo
que no serán capaces de efectuar  son las operaciones propiamente
epistemológicas de plantearse un problema, seleccionar el tipo de datos
capaces de resolverlo e interpretar el  valor y el sentido de los mismos. Y es
más, podríamos decir que una cierta dosis de subjetividad no sólo es inevitable
en un trabajo de investigación, sino que es además indispensable. Porque para
plantearse un problema de conocimiento, es decir, para querer saber algo, se
necesita de una voluntad Bde una preocupación por conocer la verdad y
esclarecer la dudaB que no puede ser sino subjetiva.
    Por esta misma razón es que no concebimos la existencia de un
conocimiento lisa y llanamente objetivo  y es que afirmamos que todo el
conocimiento no deja de ser el producto de una cultura, de una época y de
hombres concretos. De allí que  resulte algo pedante afirmar que el
conocimiento científico es objetivo, y  que sea más adecuado  sostener que la

ciencia se preocupa constantemente por ser objetiva, por tratar de llegar a
serlo, sin que se pueda plantear nunca que haya arribado a la total objetividad.
De otro modo estaríamos negando su propio carácter falible, su posibilidad de
cometer errores, pretendiendo tener un conocimiento absoluto, completamente
cierto y válido hasta el fin de los tiempos, con lo cual nos alejaríamos del
pensamiento científico y caeríamos en el dogmatismo.
    Insistimos en lo anterior no sólo porque creemos necesario remarcar el
carácter falible del conocimiento científico sino porque además esto es
necesario para comprender plenamente la naturaleza dinámica y procesal de la
misma actividad cognoscitiva. Este carácter procesal implica evidentemente
que ningún conocimiento puede concebirse como definitivo; pero aquí conviene
advertir sobre otro problema Bopuesto en esencia al anteriorB que es
necesario abordar para no caer en el  extremo contrario, en una posición
completamente escéptica. [Cf. J. Hessen,  Teoría del Conocimiento, Ed.
Losada, Bs. Aires 1975. Cap. I y II.] Porque si bien rechazamos que puedan
hallarse verdades definitivas eso no significa afirmar, por supuesto, que
ninguna de nuestras proposiciones pueda comprobarse o demostrarse. Si
dijésemos que todo es subjetivo, que ningún conocimiento puede obtenerse por
cuanto en todos aparece jugando un cierto papel  la subjetividad y el error,
arribaríamos también a una posición parecida a la del dogmatismo, aunque de
signo inverso. Rechazar de plano todo conocimiento por falaz es lo mismo, en
el fondo, que aferrarse a todo conocimiento obtenido y revestirlo con el atributo
de verdad suprema. Nuestra posición implica entonces recusar ambos términos
extremos, aceptando la falibilidad de toda afirmación, pero sin por eso negar
que a través de conocimientos falibles, limitados, es que precisamente se va
llegando a la verdad, nos vamos aproximando a ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada